Ipostel abre las puertas del nuevo Museo Postal Telegráfico Venezolano en Caracas

En el marco del 45° aniversario del Instituto Postal Telegráfico de Venezuela, se reinauguró el Museo Postal y Telegráfico Venezolano en los espacios del Monumento Histórico Nacional Correo de Carmelitas, un insigne lugar cultural que permite descubrir la historia postal y filatélica del país.

En compañía de la viceministra para la Comunalización de la Ciencia para la Producción del Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Danmarys Hernández, y la presidenta de Ipostel, Olga Pereira, oficializaron la apertura del Museo Postal Telegráfico Venezolano, donde albergan más de 60 piezas postales y telegráficas que datan desde el siglo XIX.

En su intervención, Danmarys Hernández enfatizó sobre la importancia de que Venezuela cuente con un museo postal de alto nivel. “Estamos haciendo historia al reinaugurar un espacio de esparcimiento y conocimiento postal al servicio del pueblo».

Por su parte, Olga Pereira exaltó que “el museo ofrecerá visitas guiadas para el semillero de la patria, autoridades, docentes, estudiantes y público en general para que disfruten de piezas únicas e invaluables del sistema de correos, filatelia y mucho más.”

Vale mencionar que el museo postal cuenta con cinco salas de exposiciones, en donde los visitantes podrán apreciar más de 50 ejemplares filatélicos que datan desde la épocas remotas hasta nuestros días; asimismo, podrán observar piezas postales que fueron seleccionadas en todo el territorio nacional y que muestran la evolución histórica postal venezolana.

Para más información sobre las visitas guiadas puede asistir a la sede del Museo Postal o contactar a través de las Redes Sociales de la Institución @Ipostel_ve.

Prensa Mincyt/Ipostel.

Científicos desarrollan kit portátil para detectar enfermedad de los cítricos conocida como Dragón Amarillo

Científicos del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) elaboraron un kit portátil para detectar _in situ_ el Huanglongbing (HLB) o enfermedad que ataca las plantaciones de cítricos conocida como Dragón Amarillo.

De acuerdo con Matías Hernández, ingeniero agrónomo y líder del proyecto, este estuche es ligero, fácil de usar e interpretar, lo que permite la detección temprana de la enfermedad y la toma de medidas efectivas para evitar su propagación.

“Dragón Amarillo es una enfermedad que está atacando a los cítricos a nivel mundial. Venezuela no escapa de esta realidad que comenzó en China. Es de origen bacteriano y transmitida por un insecto muy pequeño parecido a una chicharra conocido como el psillido de los cítricos que lleva en su aparato bucal a la bacteria y la va inoculando en cada una de las plantas al alimentarse. Comenzó en el sur de China, luego apareció en América Latina, en Brasil, EE. UU., Cuba, y, en 2017, se detectó en el país (Venezuela)”, explicó.

Según el especialista, este kit portátil garantiza un 80 % de certeza, y subrayó que, aunque no hay datos oficiales en Venezuela, se estima que el HLB afecta a más del 50 % de las plantaciones de cítricos (limón, mandarina, toronja, lima, naranja) del país.

“Esta enfermedad amenaza con avanzar a mayor velocidad, si no se toman medidas al respecto podemos perder gran parte de la producción nacional de cítricos, en ese sentido este kit también funciona como una herramienta de prevención. Nos permite dar un diagnóstico rápido a nivel del productor; es una reacción sencilla entre el yodo y la presencia de almidón que se acumula por acción de la bacteria y eso nos permite tener una reacción en 5 minutos en el mismo campo así tengamos presencia o no de la bacteria. Es como si fuera una prueba rápida para detectar COVID-19, todos estamos familiarizados con eso”, enfatizó el investigador.

Del mismo modo, Hernández comentó que cuando una planta está infectada con Dragón Amarillo las hojas se tornan amarillentas, luego las venas se inflaman (aspecto corchoso), se tapan y eso impide que los elaborados lleguen a los sitios indicados, por lo que los frutos se modifican por completo, se deforman y las semillas se abortan porque no sirven para la propagación.

“Cuando una persona come un fruto de este árbol notará que hay un sabor diferente. Por ejemplo, esperabas probar una naranja california que es de muy buen dulzor y ahora la vas a encontrar totalmente amarga. Podemos decir que hay tres tipos de Dragón Amarillo, uno asiático, uno africano y uno americano; y se cree que hay un cuarto. Hasta ahora, hemos encontrado en Venezuela la _Candidatus Liberibacter asiaticus_. Esta bacteria se caracteriza por atacar el floema de las plantas. En el IDEA nos propusimos ensamblar un kit que le diera la oportunidad a los productores de cítricos de todo el territorio para obtener un diagnóstico oportuno y rápido. Nos ayudaría a verificar cuál es el estatus de las zonas productoras en el país. Este kit trae como efecto dominó el trabajo para generar algunas alternativas de manejo y control de la enfermedad y del vector, pero también del manejo integrado del cultivo en las zonas productoras de cítricos porque en su mayoría no se lleva de manera adecuada. No se le hacen algunas prácticas agrícolas que deberían hacerse a las plantas”, reveló.

Prensa Mincyt.

Investigadores venezolanos producen enzima para detectar infecciones y diagnosticar enfermedades

Investigadores del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) trabajan en un proyecto dedicado a producir Taq ADN Polimerasa, una enzima (proteína) usada para la detección de infecciones y el diagnóstico de enfermedades, a través de pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), una de las técnicas más emblemáticas en la biotecnología para las enfermedades emergentes como la COVID-19.

El doctor en Biotecnología y líder del proyecto, José David Rosales Rangel, explicó que la Taq ADN Polimerasa es costosa ya que requiere una cadena de frío para su conservación, además, acotó que su producción lleva tiempos prolongados y hay carencia de stock en el mercado nacional, por lo que su importación aumentan los costos para las pruebas del Sistema Público Nacional de Salud e impacta de manera directa en la planificación y funcionamiento de todos los proyectos de investigación científica y de diagnóstico molecular.

“Esta enzima es una proteína que se utiliza en biotecnología desde hace unos 40 años para hacer estudios moleculares; sirve para hacer estudios de diagnósticos forenses y de investigación en distintas áreas estratégicas como salud, agricultura, paternidad, forense, entre otras. Nuestro proyecto es muy importante porque el producto que se usa en Venezuela es importado y es muy costoso traerlo. Entonces nuestro objetivo es producirla y dotarla como insumo al Estado venezolano para solventar la demanda en el país y así evitar la importación y ahorrar recursos a la nación”, manifestó.

De acuerdo con Rosales, este proyecto, 100 % venezolano, logró producir 47.5 mililitros de Taq ADN polimerasa y 194 mililitros de Pfu ADN polimerasa en seis meses de trabajo.

“Estas cifras significan 1 207 500 reacciones de PCR, que sirven para diagnósticos en pacientes humanos, animales, plantas e investigación. Nuestro proyecto cuenta con el apoyo del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Fonacit). En un tubito, aunque se ve pequeño, caben entre 500 o 2500 reacciones para hacer diagnósticos molecular, para utilizarlo en los institutos de salud pública, de investigación, universidades”, enfatizó.

El especialista comentó que las pruebas de laboratorio han dado resultados exitosos por lo que es un gran avance que esta investigación forme parte del nuevo Parque Científico-Tecnológico de Venezuela + Ciencia para cubrir los requerimientos de la nación.

“La Taq va a funcionar como una fotocopiadora multiplicando una muestra muy muy pequeña del gen de interés y luego el investigador, el médico va a poder decir el diagnóstico, por ejemplo, para diagnosticar el virus SARS-CoV-2 y otras enfermedades. Crear esta enzima en Venezuela permite garantizar un funcionamiento óptimo porque está recién salida del horno para ser utilizada en el laboratorio. Nos ahorramos tiempo en la cadena de frío que no se puede perder porque pierde efectividad, en el caso de la proteína importada”, detalló el científico.

“Tengo 20 años trabajando con proteínas recombinantes. Estamos trabajando en conjunto con otros investigadores para apoyar la parte molecular con las pruebas estándar que te dice cuál es el agente patógeno, así como para detectar enfermedades o mutaciones para el cáncer. La Taq ADN polimerasa es muy útil para el país, los que trabajan en investigación y en biología la han usado por mucho tiempo y sé que esto mejorará la calidad de los programas y proyectos criollos”, subrayó Rosales.

Investigadores del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) trabajan en un proyecto dedicado a producir Taq ADN Polimerasa, una enzima (proteína) usada para la detección de infecciones y el diagnóstico de enfermedades, a través de pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), una de las técnicas más emblemáticas en la biotecnología para las enfermedades emergentes como la COVID-19.

El doctor en Biotecnología y líder del proyecto, José David Rosales Rangel, explicó que la Taq ADN Polimerasa es costosa ya que requiere una cadena de frío para su conservación, además, acotó que su producción lleva tiempos prolongados y hay carencia de stock en el mercado nacional, por lo que su importación aumentan los costos para las pruebas del Sistema Público Nacional de Salud e impacta de manera directa en la planificación y funcionamiento de todos los proyectos de investigación científica y de diagnóstico molecular.

“Esta enzima es una proteína que se utiliza en biotecnología desde hace unos 40 años para hacer estudios moleculares; sirve para hacer estudios de diagnósticos forenses y de investigación en distintas áreas estratégicas como salud, agricultura, paternidad, forense, entre otras. Nuestro proyecto es muy importante porque el producto que se usa en Venezuela es importado y es muy costoso traerlo. Entonces nuestro objetivo es producirla y dotarla como insumo al Estado venezolano para solventar la demanda en el país y así evitar la importación y ahorrar recursos a la nación”, manifestó.

De acuerdo con Rosales, este proyecto, 100 % venezolano, logró producir 47.5 mililitros de Taq ADN polimerasa y 194 mililitros de Pfu ADN polimerasa en seis meses de trabajo.

“Estas cifras significan 1 207 500 reacciones de PCR, que sirven para diagnósticos en pacientes humanos, animales, plantas e investigación. Nuestro proyecto cuenta con el apoyo del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Fonacit). En un tubito, aunque se ve pequeño, caben entre 500 o 2500 reacciones para hacer diagnósticos molecular, para utilizarlo en los institutos de salud pública, de investigación, universidades”, enfatizó.

El especialista comentó que las pruebas de laboratorio han dado resultados exitosos por lo que es un gran avance que esta investigación forme parte del nuevo Parque Científico-Tecnológico de Venezuela + Ciencia para cubrir los requerimientos de la nación.

“La Taq va a funcionar como una fotocopiadora multiplicando una muestra muy muy pequeña del gen de interés y luego el investigador, el médico va a poder decir el diagnóstico, por ejemplo, para diagnosticar el virus SARS-CoV-2 y otras enfermedades. Crear esta enzima en Venezuela permite garantizar un funcionamiento óptimo porque está recién salida del horno para ser utilizada en el laboratorio. Nos ahorramos tiempo en la cadena de frío que no se puede perder porque pierde efectividad, en el caso de la proteína importada”, detalló el científico.

“Tengo 20 años trabajando con proteínas recombinantes. Estamos trabajando en conjunto con otros investigadores para apoyar la parte molecular con las pruebas estándar que te dice cuál es el agente patógeno, así como para detectar enfermedades o mutaciones para el cáncer. La Taq ADN polimerasa es muy útil para el país, los que trabajan en investigación y en biología la han usado por mucho tiempo y sé que esto mejorará la calidad de los programas y proyectos criollos”, subrayó Rosales.

Prensa Mincyt.

“Ciencia abierta es una construcción colectiva para reivindicar la cosmovisión de los pueblos”

Este martes, la vicepresidenta sectorial de Ciencia, Tecnología, Educación y Salud, Gabriela Jiménez-Ramírez, dio la bienvenida a las autoridades de Ciencia y Tecnología de América Latina y el Caribe, y a los representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que llegaron al país, para el Lanzamiento de la Recomendación sobre Ciencia Abierta en la región.

Durante la apertura, realizada en la Casona Cultural Aquiles Nazoa de Caracas, Jiménez-Ramírez indicó que los países latinoamericanos y caribeños dan un gran paso para democratizar el conocimiento para el bien común al tomar un enfoque de ciencia que reconoce otros patrones de conocimiento distintos y que exhorta a debatir sobre el saber en función de la vida de los pueblos.

“En nombre del presidente Nicolás Maduro y en nombre de pueblo de Venezuela: ¡bienvenidos a la patria de Bolívar! Esta es una experiencia importante para nosotros; poder debatir y compartir la experiencia de ciencia abierta para Venezuela y para la región. Ciencia abierta es una oportunidad de reivindicar la cosmovisión, la estética, la herencia, la sonoridad y los saberes de nuestros pueblos. Este ejercicio es un acto de soberanía; es también un acto de reconocimiento al aporte de nuestra multiculturalidad. La invitación que nos brinda la Unesco de establecer un programa desde la región nos permite el encuentro de nuestros pueblos. Nos permite la mirada profunda de nuestras mujeres y la esperanza de nuestros niños y niñas. Es la región de América Latina y el Caribe manifestando esperanza, poesía y resistencia”, destacó.

En este sentido, Jiménez-Ramírez comentó que esta actividad fomenta la lucha por los derechos de los pueblos, por la construcción de experiencias colectivas que respondan a la racionalidad de la vida.

“A pesar de más de 900 medidas coercitivas unilaterales, Venezuela, como anfitrión, agradece esta oportunidad regional para la multidisciplinariedad, para el trabajo conjunto para garantizar la educación, la salud y el bienestar de nuestro pueblo. Ciencia abierta es una declaración de que el conocimiento está privatizado y secuestrado y que otros patrones de conocimiento pueden significar realmente un importante modo de vivir bien y de reconciliarnos con la vida”, manifestó.

Asimismo, aseveró que, en Venezuela, las comunidades y los movimientos sociales son actores del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología.

“Tenemos transferencias de laboratorios de biotecnología a campesinos que abastecen la producción de semilla de papa en el país. La Alianza Científico-Campesina es un ejercicio de ciencia abierta. En nuestro país se vive a diario un proceso de comunalización de la ciencia. Los campesinos y las campesinas hoy abastecen la producción de semilla de papa en Venezuela, sustituyendo importaciones por el orden de 400 millones de dólares. No solo manifiesta la capacidad de campesinos y campesinas de hacer tecnología sino de construir soberanía. En términos de economías regionales y rurales. La familia campesina es el epicentro de la producción, el conocimiento y el diálogo”, subrayó.

Por su parte, el representante de la Unesco para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela, Julio Carranza, explicó que el Lanzamiento Regional de Ciencia Abierta tiene como objetivo dar inicio a un movimiento para transformar la concepción de la ciencia.

“Se trata esencialmente de cómo poner a la ciencia en mejores condiciones para que esté al servicio de la humanidad. Con base en los principios de la no exclusión, no discriminación, el diálogo, la cooperación y, sobre todo, la paz y el bien común. También nos enfocamos en el reforzamiento del concepto de la ética de la ciencia. La ciencia no es la única actividad que genera conocimiento. El concepto de una ciencia abierta es una ciencia de diálogo, una ciencia de debate científico, una desmercantilización del producto científico. La pandemia de la COVID-19 ha puesto en evidencia los desequilibrios del mundo actual. La ciencia salió para hacer el aporte necesario; se crearon las vacunas, pero la distribución se acentuó en los países con determinadas condiciones económicas y quedaron una cantidad inmensa de países del mundo en un rezago en los procesos de vacunación”, acotó.

Carranza reiteró que el Lanzamiento Regional de Ciencia Abierta no solo establece principios y objetivos, sino que entrega caminos y métodos para alcanzar las metas de democratización del conocimiento, diversidad y bien común que requiere la región y todo el planeta.

Prensa Mincyt.

Unesco conoció proyectos que desarrolla Venezuela en materia científica

Representantes de la Unesco visitaron el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), como parte del programa que ejecuta el Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, denominado Ciencia Abierta, con el propósito de conocer los proyectos que desde el instituto se vienen realizando en materia de ciencia, tecnología e innovación.

La ocasión fue propicia para que visitaran el Centro de Medicina Regenerativa, donde conocieron de primera mano de los investigadores los protocolos que se desarrollan con células madre.

La comisión estuvo encabezada por el director del IVIC, Alberto Quintero, el subdirector David Coll; el director de la Unesco, representación para Venezuela, Colombia, Ecuador y Bolivia, Julio Carranza; la oficial nacional de Ciencias Unesco, Oficina de Quito y representación para Venezuela, Colombia, Ecuador y Bolivia, Verónica Minaya; y el especialista regional a cargo del Programa de Ciencia, Tecnología e Innovación para América Latina y el Caribe, Unesco Montevideo, Guillermo Anlló.

“Para nosotros es un honor tener en nuestro instituto a los directores generales de la Unesco que apoyan los proyectos de investigación, ciencia, cultura, innovación, de allí que queremos mostrar las capacidades que tiene el país y el IVIC en diferentes áreas, demostrando que nos crecemos en medio de las adversidades y que a pesar del bloqueo y medidas coercitivas seguimos adelante”, señaló Quintero.

En este encuentro se abordaron temas y líneas prioritarias de investigación relacionadas con nanotecnología, biotecnología y productos naturales.

Prensa Mincyt/IVIC/Edith García.

Dotan de materiales de construcción a 12 unidades educativas de Caracas

Este sábado, la vicepresidenta sectorial de Ciencia, Tecnología, Educación y Salud, Gabriela Jiménez-Ramírez, encabezó la entrega de materiales de construcción a 12 unidades educativas del Distrito Capital para potenciar el trabajo de las Brigadas ComunitariasMilitares para la Educación (Bricomiles) en la recuperación de los espacios y la infraestructura de los planteles y escuelas.

Desde la Unidad Educativa Nacional Leopoldo Aguerrevere de Caracas, Jiménez-Ramírez comentó que el Gobierno nacional continúa con la labor de rehabilitación de cada escuela del país para fortalecer el sistema educativo bolivariano.

“Desde la parroquia San Pedro, nos encontramos dando continuidad a la gran acción de las Bricomiles para la recuperación, en un 100 %, de los planteles de todo el territorio. Estamos cumpliendo con la instrucción del presidente Nicolás Maduro, 100 % de recuperación de las escuelas y las unidades educativas de Venezuela. Aquí estamos, juntos, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la milicia, el personal docente, los estudiantes, el comité de padres, para impulsar el aprendizaje, la convivencia, los valores, la paz y el bienestar”, manifestó la vicepresidenta sectorial.

Por su parte, la ministra para la Educación, Yelitze Santaella, señaló que la misión de las Bricomiles avanza con paso firme en todo el país.

“Hoy, continuamos con este trabajo que nos dio el presidente Nicolás Maduro. Es la rehabilitación de cada institución educativa del país. Quiero reconocer el trabajo de la FANB y el trabajo del poder popular. Ante las medidas coercitivas unilaterales el pueblo se ha crecido; es un pueblo aguerrido, no se rinde. Aquí vemos en armonía a los maestros, padres y estudiantes trabajando en la recuperación de su escuela”, subrayó Santaella.

Luis Vásquez, vocero de las Bricomiles, ratificó su compromiso de conservar y cuidar la infraestructura rehabilitada para los niños, las niñas y los jóvenes del sector.

“Quiero dar las gracias al presidente Nicolás Maduro y a todo su equipo. Sabemos la situación que vivimos, y por eso agradecemos que ahora los estudiantes contarán con una infraestructura de calidad. Ellos van a estar muy contentos. Presidente tiene nuestro apoyo y puede seguir contando con los integrantes de las Bricomiles”, puntualizó.

Prensa Mincyt/Karina Depablos.

Firman contrato de renovación de acreditación de laboratorios de ensayo y calibración

Con el propósito de cumplir con las normas de óptimo funcionamiento, el presidente del Centro de Investigaciones del Estado para la Producción Experimental Agroindustrial (Ciepe), Víctor Gamarra, realizó la firma del contrato para la renovación de la acreditación de los laboratorios de ensayo y calibración bajo la norma ISO/IEC 17025:2017.

Gamarra explicó que el Servicio Desconcentrado de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (Sencamer) efectuó una serie de seguimientos y evaluaciones de cumplimientos de los requisitos de la norma, dando como resultado la renovación de la acreditación de los laboratorios de ensayo Físico-Química, Microbiología, además de Control de Aguas, Evaluación y Tratamiento de Residuos Agroindustriales (Caetra); así como también el laboratorio de calibración perteneciente a la División de Metrología.

«Con esta acreditación, Ciepe garantiza la confiabilidad de los resultados a través de su personal técnico, dando un valor agregado a los servicios prestados», aseguró Gamarra.

Por su parte, Enmilet García, directora de Calidad del Ciepe, manifestó que el instituto ha obtenido un crecimiento dentro de los sistemas de gestión, a lo largo de su trayectoria, obteniendo desde el año 2017 la Acreditación de la Norma Internacional ISO/IEC 17025:2005; posteriormente, en el año 2022, los laboratorios de ensayo y calibración estuvieron en proceso de transición a la norma ISO/IEC 17025:2017, bajo la evaluación del acreditador, Sencamer.

Cabe destacar que la Organización Internacional de Normalización (conocida por sus siglas en inglés ISO), trabaja en la elaboración de las Normas Internacionales a través de comités técnicos, articulando en esta ocasión con la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC) para la Evaluación de Conformidad, con el fin de promover la confianza en la operación de los laboratorios, mediante la planificación e implementación de acciones para abordar los riesgos y las oportunidades, como base para incrementar la eficacia del sistema de gestión, lograr mejores resultados y prevenir efectos negativos.

«La Fundación Ciepe, desde el año 2005, cuenta con certificaciones ISO 9001:2000, ISO 9001:2008, y en la actualidad cuenta con la certificación ISO 9001:2015 por el Fondo para la Normalización, Calidad, Certificación y Metrología (Fodenorca), en los procesos de investigación, acompañamiento, servicios analíticos, metrológicos, formación y capacitación, aplicando la metodología PHVA (planear, hacer, verificar y actuar) como herramienta de control en la organización, garantizando la calidad de lo productos y servicios», acotó García.

Prensa Mincyt/Ciepe.

Investigaciones en espacios acuáticos serán presentadas en documental Venezuela Ciencia Azul

Miembros de la comunidad científica de Venezuela pusieron en marcha un total de 11 de 15 proyectos de investigación en el Parque Nacional Archipiélago Los Roques, como parte de una de las acciones estratégicas promovidas por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA), que consiste en el fomento y el desarrollo de actividades relativas a la ciencia en las aguas jurisdiccionales del país.

Estos once proyectos serán reseñados en el documental Venezuela Ciencia Azul, una coproducción entre la Oficina de Gestión Comunicacional del INEA, Conciencia TV y la Brigada Comunicacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Bricoma).

Y es que, aparte de este grupo de islas que conforman el Archipiélago Los Roques, ubicado entre los Archipiélagos Las Aves y La Orchila, en el Mar Caribe, los 15 proyectos de investigación (11 iniciales en Los Roques) también serán desarrollados en las costas de La Guaira y Miranda.

Los once proyectos se encuentran distribuidos en tres líneas de investigación. El primero —de esos once— está ubicado dentro de la línea de investigación Conciencia Acuática; cuatro dentro de la línea de investigación Impacto Ambiental; cinco dentro de la línea de investigación Biodiversidad; y uno desarrollado por el Servicio de Hidrografía, Oceanografía, Meteorología y Cartografiado Náutico (SHN) de la Armada, suman un total de once.

Pero ¿en qué consiste cada uno?

La primera línea de investigación lleva por nombre Conciencia Acuática y contempla un proyecto llamado Caravana Ecológica, cuyo objetivo general es contribuir con la educación ambiental para niños, niñas, adolescentes y jóvenes, fomentando el desarrollo sostenible del turismo de naturaleza, mediante la formación y capacitación de semillitas ambientalistas a través de un viaje en una embarcación por las costas de La Guaira, Miranda y El Gran Roque.

La segunda línea de investigación lleva por título Impacto Ambiental. Esta contempla cuatro propuestas de investigación. La primera, sobre la Salud de los arrecifes coralinos y ambientes marinos del archipiélago Los Roques; la segunda, acerca del Impacto natural y antrópico sobre los cangrejos fantasmas (Ocypode quadrata); la tercera, sobre el fortalecimiento de capacidades en ambientes marinos-costeros usando técnicas nucleares e isotópicas; y la cuarta, sobre el Desarrollo de evaluaciones ambientales.

La tercera y última línea de investigación se llama Biodiversidad y esta agrupa cinco proyectos vinculados con la variedad biológica de especies y la vida en el mundo marino. El primero correspondiente a esta línea, trata sobre los Ecosistemas coralinos mesofóticos de Venezuela, su identificación, exploración y conservación; el segundo, trata sobre la megafauna marina, cuyo objetivo consiste en determinar cetáceos residentes y migratorios del Parque Nacional Archipiélago Los Roques, a fin de potenciar el ecoturismo; el tercero, consiste en la reactivación del programa Tiburón Limón (Negaprion brevirostris); el cuarto, tiene que ver con la Biodiversidad de Moluscos en la costa central; y el quinto, sobre la Diversidad, distribución y abundancia de moluscos.

Actualización de la Carta Náutica de Los Roques

Aparte de estas tres líneas de investigación, figura otro proyecto hidrográfico que consiste en la actualización de la carta náutica del Archipiélago Los Roques y el sistema de balizamiento. Este proyecto será desarrollado por el Servicio de Hidrografía, Oceanografía, Meteorología y Navegación (SHN) de la Armada Bolivariana.

Los 22 científicos venezolanos que viajaron al Parque Nacional Archipiélago Los Roques durante la última semana de septiembre de 2022, representan a diversas organizaciones e instituciones del país, como, por ejemplo, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), la Universidad Marítima del Caribe (UMC), la Universidad Central de Venezuela (UCV), Intevep de Pdvsa, el Centro para la Investigación de Tiburones, la Fundación para la Defensa de la Naturaleza (Fudena), el Centro de Investigación y Atención Comunitaria de Chichiriviche (CIAC), así como el Servicio de Hidrografía y Navegación de la Armada Bolivariana de Venezuela.

Un acercamiento entre el INEA y la comunidad científica

Estos hombres y mujeres de ciencia ya habían presentado estas once propuestas de investigación en reuniones previas con el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos durante una serie de encuentros realizados en lo que va de año.

En estos esfuerzos de articulación entre el sector científico y el presidente de la Autoridad Acuática, almirante Eladio Jiménez Rattia, fungió como enlace directo la gerente de Hidrovías y Fomento de la Investigación Científica en los Espacios Acuáticos y primera mujer en estar al frente del Servicio de Hidrografía y Navegación de la Armada Nacional Bolivariana, capitana de navío, Ana Rosensil Suárez Pacheco y el equipo de profesionales integrales de la gerencia, todos profesionales especialistas en ciencias del mar.

Viajando en buques de la Armada venezolana

En coordinación con la Autoridad Acuática, la Armada Nacional Bolivariana dispuso de los Buques de Vigilancia Litoral Guaicamacuto GC 21, comandado por el CF Rubén Escalante López, y Yavire GC 22, por el CF Julio Pernía Sosa, para el traslado de los tripulantes, el cual se efectuó desde la Estación Central del Comando de Guardacostas (en el estado La Guaira), hasta la sede administrativa del Territorio Insular Francisco de Miranda, ubicada en El Gran Roque.

Las dos embarcaciones zarparon el pasado 26 de septiembre, en horas de la noche, y atracaron en las aguas de El Gran Roque poco después de las 10:00 a. m. del martes 27, para después retornar al estado La Guaira el primero de octubre, en horas de la mañana.

Durante la estadía, los buques apoyaron con el alojamiento de toda la comisión que formó parte de la jornada científica.

Fase exploratoria

El Gran Roque, así como las islas Boca de Cote, Boca de Sebastopol, Cayo de Agua, Cayo Sal, Cayo Pirata, Isla Larga, Crasky, Espenky y el Cayo Dos Mosquises (donde se encuentra un área de investigación científica y un reservorio de tortugas marinas Fundamar Los Roques), fueron 9, de los 42 islotes, seleccionados por el grupo de investigadores venezolanos para realizar sus actividades de muestreo, que tuvieron lugar los días 27, 28, 29 y 30 de septiembre.

Es importante mencionar que estos proyectos se encuentran en fase de reconocimiento de campo. Cabe destacar el apoyo recibido por lancheros del parque nacional, coordinados por el Territorio Insular, Guardacosta de la Armada y Guardia Nacional del Archipiélago para el traslado de los científicos y sus equipos a las áreas a ser investigadas.

Documental Venezuela Ciencia Azul

Entre los 22 científicos embarcados en los buques Guaicamacuto GC 21 y Yavire GC 22, figuraban 8 buzos y dos fotógrafos submarinos. Uno de ellos Humberto Ramírez Nahím, cuyas fotografías pueden encontrarse en el libro Peces Marinos de las Costas de Venezuela, con textos realizados por Fernando Cervigón Marcos, precursor de la Fundación Museo del Mar. El ejemplar cuenta con 311 especies de peces marinos de las costas de Venezuela y 457 fotografías submarinas a color.

Pero, además, también estuvieron embarcados varios miembros del equipo de Gestión Comunicacional del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, así como de la Brigada Comunicacional de la Armada (Bricoma) y, por último, el equipo audiovisual del canal de televisión Conciencia TV, liderados por el viceministro de Planificación y Estrategia Comunicacional del Ministerio para la Comunicación y la Información, Edgar Padrón, quien se desempeñó como director de cámara, para la realización del documental Venezuela Ciencia Azul, una coproducción entre todas estas instituciones implicadas.

Prensa Mincyt/INEA.

Campesinos/as de Miranda reciben más de 14 mil tubérculos de papa prebásica

Este miércoles, se realizó la entrega de más de 14 800 tubérculos de papa soberana, categoría prebásica, a un grupo de familias campesinas de las parroquias San Pedro, El Jarillo y Cecilio Acosta del estado Miranda, con el objetivo de rescatar, conservar y multiplicar semillas soberanas y potenciar la producción de alimentos en Venezuela.

La gerente de la Oficina de Estudios y Desarrollo de Proyectos de la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt), Carla Contreras, informó que esta es la primera entrega de semillas de alta calidad genética y fitosanitaria del año 2023 de la Alianza Científico-Campesina, iniciativa estratégica que une la institucionalidad científica y los saberes populares.

En tal sentido, Contreras indicó que los tubérculos provienen del laboratorio de la red de Productores Integrales del Páramo (Proinpa), ubicado en el estado Mérida.

“Hoy hacemos efectiva esta entrega de semillas a 13 familias; son alrededor de 14 840 tubérculos de papa de las variedades: Andinita, María Bonita, Daisy, Kennebec. El Ministerio para Ciencia y Tecnología en conjunto con la Gobernación de Miranda trabaja para integrar tanto los esfuerzos como las capacidades técnicas con el fin de optimizar los procesos agrícolas. Esta dotación de tubérculos busca reimpulsar la conformación del núcleo productivo de semilla en los altos mirandinos, sobre todo porque Miranda es el mayor productor de semilla de papa después de las entidades andinas y porque posee condiciones climatológicas similares”, explicó.

Asimismo, Contreras señaló que este nuevo grupo de familias semilleristas de Miranda contará con el acompañamiento y el apoyo técnico de Codecyt, ente adscrito del Ministerio de Ciencia, para impulsar la formación, resolver las inquietudes y promover la inclusión de más productores y campesinos de la región.

“También estamos entregando insumos agrícolas a las familias para facilitar todo el proceso de multiplicación de semillas. Además, realizaremos un taller sobre certificación de semilla, con el propósito de ampliar los conocimientos, aclarar dudas y mejorar la producción. De eso se trata la Alianza Científico-Campesina, de innovar en el campo para fortalecer el motor agroalimentario de nuestro país”, expresó.

La vocera de Codecyt insistió en que esta alianza innovadora coloca a la familia en el epicentro de todos los procesos productivos.

“Hoy, comenzamos con semillas de papa, pero queremos que las familias se unan a los programas de multiplicación de semillas de hortalizas. Queremos crear un banco de semilla en los altos mirandinos para que todos tengan acceso a estas semillas, las multipliquen, den al banco y puedan intercambiar con otros productores. Nosotros también aprendemos cada día de ustedes, de las experiencias, de sus saberes ancestrales. Sabemos que los conocimientos van pasando de generación en generación y queremos aprovechar esa experiencia para producir alimentos para el pueblo venezolano”, puntualizó.

Por su parte, el agricultor Rafael Graterol aseguró que el pueblo está comprometido a rescatar la siembra de alimentos en el estado Miranda.

“Nuestro rubro principal es el café, pero queremos rescatar la siembra de papa que se había perdido, sobre todo por la pandemia y el bloqueo económico. No teníamos semillas nacionales y ahora vemos este gran esfuerzo para impulsar nuestras semillas. Nosotros podemos hacer lo que hacen en Mucuchíes, en Mérida, por las condiciones de nuestra zona. No tenemos que depender de otros países. Debemos impulsar lo nacional, lo autóctono. Y eso es lo que estamos haciendo. La agricultura se lleva en la sangre y la tierra le enseña al pueblo lo que es la vida, pero tenemos que ayudarla a que produzca”, manifestó Graterol.

Prensa Mincyt/Karina Depablos.

Estudiantes de primaria participan de dinámicas experimentales en Ruta Científica

En compañía de científicos y científicas del Centro Nacional de Tecnología Química (CNTQ), niños y niñas de primaria de la E. B. D. Ángel Ribas Blandinw, en Caracas, recorrieron espacios de este centro de investigación.

Entre dinámicas, experimentos, diversión y conocimientos científicos se desarrollaron las actividades lúdicas organizadas por los investigadores del CNTQ, para abordar el tema del agua con sus principales propiedades y las posibles soluciones para purificarla y filtrarla para el consumo humano.

El recorrido por las instalaciones se realizó mediante estaciones donde se llevó a cabo la demostración de experimentos, se formularon proyectos, se dieron a conocer las medidas de seguridad y de bioseguridad; y, finalmente, en el laboratorio físico-químico se observaron microorganismos presentes en el agua, se manipularon materiales y equipos que se utilizan diariamente en el laboratorio y se elaboró un filtro de agua casero para ver su efectividad.

Con esto, el Centro Nacional de Tecnología Química impulsa la participación de niños y niñas en las dinámicas experimentales de la Ruta Científica.

Prensa Mincyt/CNTQ.