Ipostel abre las puertas del nuevo Museo Postal Telegráfico Venezolano en Caracas

En el marco del 45° aniversario del Instituto Postal Telegráfico de Venezuela, se reinauguró el Museo Postal y Telegráfico Venezolano en los espacios del Monumento Histórico Nacional Correo de Carmelitas, un insigne lugar cultural que permite descubrir la historia postal y filatélica del país.

En compañía de la viceministra para la Comunalización de la Ciencia para la Producción del Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Danmarys Hernández, y la presidenta de Ipostel, Olga Pereira, oficializaron la apertura del Museo Postal Telegráfico Venezolano, donde albergan más de 60 piezas postales y telegráficas que datan desde el siglo XIX.

En su intervención, Danmarys Hernández enfatizó sobre la importancia de que Venezuela cuente con un museo postal de alto nivel. “Estamos haciendo historia al reinaugurar un espacio de esparcimiento y conocimiento postal al servicio del pueblo».

Por su parte, Olga Pereira exaltó que “el museo ofrecerá visitas guiadas para el semillero de la patria, autoridades, docentes, estudiantes y público en general para que disfruten de piezas únicas e invaluables del sistema de correos, filatelia y mucho más.”

Vale mencionar que el museo postal cuenta con cinco salas de exposiciones, en donde los visitantes podrán apreciar más de 50 ejemplares filatélicos que datan desde la épocas remotas hasta nuestros días; asimismo, podrán observar piezas postales que fueron seleccionadas en todo el territorio nacional y que muestran la evolución histórica postal venezolana.

Para más información sobre las visitas guiadas puede asistir a la sede del Museo Postal o contactar a través de las Redes Sociales de la Institución @Ipostel_ve.

Prensa Mincyt/Ipostel.

Científicos desarrollan kit portátil para detectar enfermedad de los cítricos conocida como Dragón Amarillo

Científicos del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) elaboraron un kit portátil para detectar _in situ_ el Huanglongbing (HLB) o enfermedad que ataca las plantaciones de cítricos conocida como Dragón Amarillo.

De acuerdo con Matías Hernández, ingeniero agrónomo y líder del proyecto, este estuche es ligero, fácil de usar e interpretar, lo que permite la detección temprana de la enfermedad y la toma de medidas efectivas para evitar su propagación.

“Dragón Amarillo es una enfermedad que está atacando a los cítricos a nivel mundial. Venezuela no escapa de esta realidad que comenzó en China. Es de origen bacteriano y transmitida por un insecto muy pequeño parecido a una chicharra conocido como el psillido de los cítricos que lleva en su aparato bucal a la bacteria y la va inoculando en cada una de las plantas al alimentarse. Comenzó en el sur de China, luego apareció en América Latina, en Brasil, EE. UU., Cuba, y, en 2017, se detectó en el país (Venezuela)”, explicó.

Según el especialista, este kit portátil garantiza un 80 % de certeza, y subrayó que, aunque no hay datos oficiales en Venezuela, se estima que el HLB afecta a más del 50 % de las plantaciones de cítricos (limón, mandarina, toronja, lima, naranja) del país.

“Esta enfermedad amenaza con avanzar a mayor velocidad, si no se toman medidas al respecto podemos perder gran parte de la producción nacional de cítricos, en ese sentido este kit también funciona como una herramienta de prevención. Nos permite dar un diagnóstico rápido a nivel del productor; es una reacción sencilla entre el yodo y la presencia de almidón que se acumula por acción de la bacteria y eso nos permite tener una reacción en 5 minutos en el mismo campo así tengamos presencia o no de la bacteria. Es como si fuera una prueba rápida para detectar COVID-19, todos estamos familiarizados con eso”, enfatizó el investigador.

Del mismo modo, Hernández comentó que cuando una planta está infectada con Dragón Amarillo las hojas se tornan amarillentas, luego las venas se inflaman (aspecto corchoso), se tapan y eso impide que los elaborados lleguen a los sitios indicados, por lo que los frutos se modifican por completo, se deforman y las semillas se abortan porque no sirven para la propagación.

“Cuando una persona come un fruto de este árbol notará que hay un sabor diferente. Por ejemplo, esperabas probar una naranja california que es de muy buen dulzor y ahora la vas a encontrar totalmente amarga. Podemos decir que hay tres tipos de Dragón Amarillo, uno asiático, uno africano y uno americano; y se cree que hay un cuarto. Hasta ahora, hemos encontrado en Venezuela la _Candidatus Liberibacter asiaticus_. Esta bacteria se caracteriza por atacar el floema de las plantas. En el IDEA nos propusimos ensamblar un kit que le diera la oportunidad a los productores de cítricos de todo el territorio para obtener un diagnóstico oportuno y rápido. Nos ayudaría a verificar cuál es el estatus de las zonas productoras en el país. Este kit trae como efecto dominó el trabajo para generar algunas alternativas de manejo y control de la enfermedad y del vector, pero también del manejo integrado del cultivo en las zonas productoras de cítricos porque en su mayoría no se lleva de manera adecuada. No se le hacen algunas prácticas agrícolas que deberían hacerse a las plantas”, reveló.

Prensa Mincyt.

“Debemos expandir espacios como el parque científico-tecnológico para fortalecer áreas productivas del país”

Este jueves,el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, reafirmó el compromiso del primer Parque Científico-Tecnológico de Venezuela como ciencia aplicada para fortalecer los sectores productivos estratégicos del país.

Durante el acto de conmemoración del 24° Aniversario de la Revolución Bolivariana, el jefe de Estado insistió en que la tarea es ampliar este espacio de creación científica en todo el territorio para estimular y gestionar el flujo de conocimientos y tecnologías propias.

«Ayer, entregamos esa gran obra, hecha, apenas, en 7 meses. Una obra entregada, en tiempo de febrero rebelde. Febrero de luces, de nacimiento de la unión nacional; febrero de belleza”, declaró.

De la misma forma, el mandatario nacional anunció la entrega de 49 obras y centros de salud en Aragua, Distrito Capital, Amazonas, Apure, Trujillo, Yaracuy, La Guaira, Bolívar, Barinas, Carabobo,  Guárico, Lara, Mérida, Anzoátegui, Monagas y Delta Amacuro.

“49 obras de salud precisamente en un día como hoy cuando hace exactamente 24 años comenzó a cambiar este país para siempre. Obras para la atención del pueblo, de los maestros/as, de los trabajadores/as. Estamos entregando hospitales, consultorios populares, institutos de investigaciones. Obras de primer nivel hechas con las Brigadas Comunitarias Militares para la Educación y la Salud (Bricomiles), con trabajo voluntario de la unión cívico militar. Debemos inspirarnos y alimentarnos espiritualmente e intelectualmente de los pueblos. Esa es una de las claves de la Revolución Bolivariana”, subrayó.

Prensa Mincyt.

Estudiantes de la Unefa diseñaron prototipos de antenas para televisión digital

Como ejemplo de ciencia abierta, estudiantes del 10.° semestre de Ingeniería de Telecomunicaciones de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada (Unefa) tuvieron la oportunidad de probar sus prototipos de antenas en el Centro Nacional de Desarrollo e Investigación en Telecomunicaciones (Cendit).

Con la orientación de investigadores de la Unidad de Propagación y Antenas, los alumnos y alumnas, quienes también son trabajadores activos de Cantv, pudieron determinar los niveles de ganancia de las antenas para televisión digital elaboradas por ellos mismos. Las pruebas de recepción de señal se realizaron en la cámara semianecoica, la más grande de Venezuela y en donde funciona el Laboratorio de Ensayo para Compatibilidad Electromagnética Radiada.

La estudiante Daisy López manifestó su satisfacción al poder acceder a espacios especializados como los que tiene el Cendit. “Es estupendo hacer tomas de referencia que te permiten saber cómo va a ser el producto final y si este cumple con las especificaciones requeridas para su óptimo funcionamiento”.

Por su parte su compañero de estudios David Sánchez agregó que “es una valiosa oportunidad de ver el funcionamiento de equipos de alta calidad y precisión, y que están aquí en nuestro país”.

Los estudiantes aprovecharon la oportunidad para conocer el Laboratorio de Prototipado de Tarjetas Electrónicas, donde presenciaron el proceso de fabricación tarjetas PCB (printed circuit board), así como también conocer los dispositivos, herramientas, materiales y procesos con los cuales se trabajan reparaciones y conectorizaciones con fibra óptica.

Finalmente. visitaron el Laboratorio de Medición de la Tasa de Absorción Específica, también bajo responsabilidad de talento venezolano que realiza transferencia de conocimiento en pro del avance

tecnológico de la nación.

Prensa Cendit/Mincyt.

Investigadores venezolanos producen enzima para detectar infecciones y diagnosticar enfermedades

Investigadores del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) trabajan en un proyecto dedicado a producir Taq ADN Polimerasa, una enzima (proteína) usada para la detección de infecciones y el diagnóstico de enfermedades, a través de pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), una de las técnicas más emblemáticas en la biotecnología para las enfermedades emergentes como la COVID-19.

El doctor en Biotecnología y líder del proyecto, José David Rosales Rangel, explicó que la Taq ADN Polimerasa es costosa ya que requiere una cadena de frío para su conservación, además, acotó que su producción lleva tiempos prolongados y hay carencia de stock en el mercado nacional, por lo que su importación aumentan los costos para las pruebas del Sistema Público Nacional de Salud e impacta de manera directa en la planificación y funcionamiento de todos los proyectos de investigación científica y de diagnóstico molecular.

“Esta enzima es una proteína que se utiliza en biotecnología desde hace unos 40 años para hacer estudios moleculares; sirve para hacer estudios de diagnósticos forenses y de investigación en distintas áreas estratégicas como salud, agricultura, paternidad, forense, entre otras. Nuestro proyecto es muy importante porque el producto que se usa en Venezuela es importado y es muy costoso traerlo. Entonces nuestro objetivo es producirla y dotarla como insumo al Estado venezolano para solventar la demanda en el país y así evitar la importación y ahorrar recursos a la nación”, manifestó.

De acuerdo con Rosales, este proyecto, 100 % venezolano, logró producir 47.5 mililitros de Taq ADN polimerasa y 194 mililitros de Pfu ADN polimerasa en seis meses de trabajo.

“Estas cifras significan 1 207 500 reacciones de PCR, que sirven para diagnósticos en pacientes humanos, animales, plantas e investigación. Nuestro proyecto cuenta con el apoyo del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Fonacit). En un tubito, aunque se ve pequeño, caben entre 500 o 2500 reacciones para hacer diagnósticos molecular, para utilizarlo en los institutos de salud pública, de investigación, universidades”, enfatizó.

El especialista comentó que las pruebas de laboratorio han dado resultados exitosos por lo que es un gran avance que esta investigación forme parte del nuevo Parque Científico-Tecnológico de Venezuela + Ciencia para cubrir los requerimientos de la nación.

“La Taq va a funcionar como una fotocopiadora multiplicando una muestra muy muy pequeña del gen de interés y luego el investigador, el médico va a poder decir el diagnóstico, por ejemplo, para diagnosticar el virus SARS-CoV-2 y otras enfermedades. Crear esta enzima en Venezuela permite garantizar un funcionamiento óptimo porque está recién salida del horno para ser utilizada en el laboratorio. Nos ahorramos tiempo en la cadena de frío que no se puede perder porque pierde efectividad, en el caso de la proteína importada”, detalló el científico.

“Tengo 20 años trabajando con proteínas recombinantes. Estamos trabajando en conjunto con otros investigadores para apoyar la parte molecular con las pruebas estándar que te dice cuál es el agente patógeno, así como para detectar enfermedades o mutaciones para el cáncer. La Taq ADN polimerasa es muy útil para el país, los que trabajan en investigación y en biología la han usado por mucho tiempo y sé que esto mejorará la calidad de los programas y proyectos criollos”, subrayó Rosales.

Investigadores del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) trabajan en un proyecto dedicado a producir Taq ADN Polimerasa, una enzima (proteína) usada para la detección de infecciones y el diagnóstico de enfermedades, a través de pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), una de las técnicas más emblemáticas en la biotecnología para las enfermedades emergentes como la COVID-19.

El doctor en Biotecnología y líder del proyecto, José David Rosales Rangel, explicó que la Taq ADN Polimerasa es costosa ya que requiere una cadena de frío para su conservación, además, acotó que su producción lleva tiempos prolongados y hay carencia de stock en el mercado nacional, por lo que su importación aumentan los costos para las pruebas del Sistema Público Nacional de Salud e impacta de manera directa en la planificación y funcionamiento de todos los proyectos de investigación científica y de diagnóstico molecular.

“Esta enzima es una proteína que se utiliza en biotecnología desde hace unos 40 años para hacer estudios moleculares; sirve para hacer estudios de diagnósticos forenses y de investigación en distintas áreas estratégicas como salud, agricultura, paternidad, forense, entre otras. Nuestro proyecto es muy importante porque el producto que se usa en Venezuela es importado y es muy costoso traerlo. Entonces nuestro objetivo es producirla y dotarla como insumo al Estado venezolano para solventar la demanda en el país y así evitar la importación y ahorrar recursos a la nación”, manifestó.

De acuerdo con Rosales, este proyecto, 100 % venezolano, logró producir 47.5 mililitros de Taq ADN polimerasa y 194 mililitros de Pfu ADN polimerasa en seis meses de trabajo.

“Estas cifras significan 1 207 500 reacciones de PCR, que sirven para diagnósticos en pacientes humanos, animales, plantas e investigación. Nuestro proyecto cuenta con el apoyo del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Fonacit). En un tubito, aunque se ve pequeño, caben entre 500 o 2500 reacciones para hacer diagnósticos molecular, para utilizarlo en los institutos de salud pública, de investigación, universidades”, enfatizó.

El especialista comentó que las pruebas de laboratorio han dado resultados exitosos por lo que es un gran avance que esta investigación forme parte del nuevo Parque Científico-Tecnológico de Venezuela + Ciencia para cubrir los requerimientos de la nación.

“La Taq va a funcionar como una fotocopiadora multiplicando una muestra muy muy pequeña del gen de interés y luego el investigador, el médico va a poder decir el diagnóstico, por ejemplo, para diagnosticar el virus SARS-CoV-2 y otras enfermedades. Crear esta enzima en Venezuela permite garantizar un funcionamiento óptimo porque está recién salida del horno para ser utilizada en el laboratorio. Nos ahorramos tiempo en la cadena de frío que no se puede perder porque pierde efectividad, en el caso de la proteína importada”, detalló el científico.

“Tengo 20 años trabajando con proteínas recombinantes. Estamos trabajando en conjunto con otros investigadores para apoyar la parte molecular con las pruebas estándar que te dice cuál es el agente patógeno, así como para detectar enfermedades o mutaciones para el cáncer. La Taq ADN polimerasa es muy útil para el país, los que trabajan en investigación y en biología la han usado por mucho tiempo y sé que esto mejorará la calidad de los programas y proyectos criollos”, subrayó Rosales.

Prensa Mincyt.

Inaugurado primer Parque Científico-Tecnológico de Venezuela

Este miércoles, el presidente de República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, inauguró el primer Parque Científico-Tecnológico de Venezuela +Ciencia, espacio de creación científica que tendrá por objeto estimular y gestionar el flujo de conocimientos y tecnologías entre los actores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y del Sistema Productivo Nacional.

Este parque, ubicado en las inmediaciones del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), en el estado Miranda, facilitará la creación y crecimiento de empresas de base tecnológica a través de procesos de incubación y transferencia tecnológica; y brindará otros servicios de valor agregado, así como espacios e instalaciones de alta calidad, creando una base de conocimientos y de propiedad intelectual.

Durante su discurso, el jefe de Estado explicó que + Ciencia no es solo otro concepto, “se trata de una ciencia otra que tenga directa aplicación en la vida social, económica y cultural de nuestro país. + Ciencia construye una oportunidad para pensar en nuevos horizontes económicos-productivos desde la ciencia, que reproduzcan la vida y que permitan generar saberes para transformar la realidad”.

“Hoy estamos desde el IVIC, vanguardia de investigación científica de Venezuela. Hemos venido a inaugurar una obra de gran importancia para el conocimiento científico de Venezuela, para la producción de más ciencia para el país. El primer Parque Científico y Tecnológico de Venezuela. Es el primer módulo; arrancan los parques científicos y tecnológicos de Venezuela que se regarán por todo el territorio para llevar ciencia y tecnología abierta aplicada a la paz, aplicada a la vida, aplicada al bienestar común”, destacó.

Del mismo modo, el mandatario nacional planteó la posibilidad de realizar un encuentro científico y tecnológico de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para crear un gran instituto regional que articule el conocimiento, la innovación y la tecnología para el bienestar de los pueblos.

“El conocimiento, la educación, la ciencia y tecnología. Digo yo qué maravilla que podamos compartir los saberes para la producción de alimentos. Qué bueno pudiera ser compartir la base de conocimiento y la aplicación de la ciencia a nivel de la salud. Qué bueno hubiera sido durante la pandemia de COVID-19 que todo nuestro conocimiento hubiera estado coordinado y nuestras políticas públicas hubieran estado coordinadas para proteger a nuestros pueblos. Presentemos una plataforma con logros, con avances y decimos mira tomamos la integración y la unión de América Latina en nuestras manos. Con la ciencia y la tecnología vamos a la vanguardia de esa integración”, puntualizó.

En su intervención, la vicepresidenta sectorial de Ciencia, Tecnología, Educación y Salud, Gabriela Jiménez-Ramírez, celebró la apertura del primer Parque Científico-Tecnológico de Venezuela +Ciencia puesto que representa el compromiso del Gobierno nacional para concluir un ecosistema que permita promover las propias capacidades nacionales, con talento 100 % venezolano que va a trabajar en la raíz de los problemas para aportar soluciones reales y efectivas.

“En este nuevo parque tenemos una unidad que tiene que ver con tecnología aplicada a la salud. Pura biología molecular para diagnosticar enfermedades como la COVID-19, pero también como la Candidatus Liberibacter. Aquí, también vemos reflejada la suma de capacidades de los centros de investigación vinculadas a las necesidades del sector industrial, aquí tenemos una serie de pensamientos y políticas que van orientadas el Plan Nacional de Ciencia. Contamos con investigaciones al servicio del pueblo, de la alimentación de los niños y las niñas. Productos para la atención del impacto ambiental causado por derrames petroleros. Científicas venezolanas con una sensibilidad por la preservación de nuestro ambiente. Investigadores comprometidos con la patria que diseñan plataformas interactivas para apoyar la formación de los jóvenes de Educación Media”, enfatizó.

En tal sentido, reiteró que los venezolanos y las venezolanas, así como los demás pueblos latinoamericanos y caribeños apuestan por una ciencia abierta, útil, aplicada a la vida y a la paz.

“Tenemos un solo camino, más ciencia abierta, y por eso el encuentro que fue promovido por la Unesco nos ha favorecido en el debate, en el encuentro, en el diálogo de los saberes, en querer rescatar y mantener y conservar lo nuestro. Lo saberes, los conocimientos y el sentir de las comunidades ancestrales, afrodescendientes, latinoamericanas, nuestros pueblos caribeños. Nuestra ciencia con identidad, con verdad. La ciencia abierta debe permitirle a cada niño, a cada mujer, a cada ciudadano en esta región ser protagonistas de los procesos de transformación. Debe ser construcción colectiva de los conocimientos no solo desde el método científico porque hay otras formas también de construir conocimiento. Este parque está orientado con los altos principios de la ética y de la moral y no de espaldas a las necesidades del pueblo. Si garantizamos más ciencia abierta para los pueblos de la región de América Latina y el Caribe ahí estará la igualdad, la paz y la educación”, puntualizó.

Vale resaltar que, en un recorrido por el nuevo parque científico venezolano, el presidente Nicolás Maduro conversó con un grupo de investigadores que trabajan en múltiples proyectos que se enfocan en dar respuestas a las necesidades en áreas como petróleo y petroquímica, servicios públicos, medicamentos, alimentos y telecomunicaciones.

Las iniciativas, 100 % venezolanas, son las siguientes: Taq ADN Polimerasa, enzima usada para la detección de infecciones y diagnóstico de enfermedades, a través de PCR; un kit portátil para detectar in situ el Huanglongbing (HLB) o Dragón Amarillo, enfermedad mortal que ataca las plantaciones de cítricos; Gluti Kids, solución de rehidratación oral a base de glutamina para el tratamiento de la deshidratación asociada a enfermedades diarreicas agudas; Previo Milk, bebida con cereales, probióticos, prebióticos y vitaminas, dirigida a garantizar los nutrientes necesarios en la dieta de niños de entre 5 y 12 años; bioproducto (biosurfatante) de saneamiento ambiental en caso de derrames petroleros en suelos y aguas; Unidad de Transformación Digital; Guatic, servicios tecnológicos para el sector bancario; Tera 21, empresa a la vanguardia nacional en servicios de geociencias, geofísica, geoquímica y geomática; Fertimineral, fertilizantes orgánicos con agregados que mejoran la calidad de los suelos y la absorción de nutrientes, llamados ácidos húmicos y fúlvicos; y Eduǫuim, una plataforma computacional interactiva orientada a la enseñanza de la química de tercer, cuarto y quinto año de Educación Media.

Prensa Mincyt/Karina Depablos.

“Ciencia abierta es abrir la oportunidad de reconocer al otro en su potencial”

La viceministra de Talento y Apropiación Social del Conocimiento de Colombia, Yesenia Olaya Requene, aseguró que el Lanzamiento Regional de Ciencia Abierta para América Latina y el Caribe es una oportunidad para celebrar el diálogo y comenzar a transitar juntos hacia la democratización y territorialización del conocimiento.

“En Colombia, la política nacional de ciencia abierta tiene como objetivo aumentar el acceso, la visibilidad, la reproducibilidad y la utilización de los datos, productos y resultados científicos tecnológicos y de innovación para ampliar la formación, apropiación, institucionalización y la infraestructura de ciencia abierta en el país. Sin embargo, la ciencia también dialoga con el contexto político y las grandes transiciones en materia ecológica, económica, ambiental. La ciencia abierta tiene el potencial para la integración de los países de América Latina, a partir de no dejar a nadie atrás en la producción del conocimiento y así reconocer la pluralidad de sistema de conocimientos”, señaló.

Desde la Casona Cultural Aquiles Nazoa de Caracas, Olaya Requene insistió en que la ciencia abierta puede marcar un punto de inflexión en la respuesta ante los apremiantes desafíos ecnológicos, socioecológicos, territoriales, culturales y de género.

“La apertura de la ciencia también es política. Vale la pena reflexionar qué implica democratizar y regionalizar la ciencia en los Estados latinoamericanos cuando las estructuras de conformación del saber científico están atravesadas por procesos históricos de racismo científico, epistémico, segregación de ciertas identidades y pueblos culturales. Son preguntas que debemos hacernos, desde la política y de la construcción de las ciencias. Si nosotros le apostamos a un diálogo de saberes habría que pensar y analizar esos resultados. Cuáles son las políticas que permiten interactuar con los pueblos indígenas, afrodescendientes y campesinos en igualdad de condiciones. El diálogo establece una acción comunicativa de reconocimiento de otros saberes, pero también desafíos, analizar las políticas de formación de alto nivel, cuántos miembros de los pueblos indígenas y afrodescendientes conforman los sistemas de investigadores en las ciencias en nuestros países”, enfatizó.

La viceministra Olaya Requene informó que, en Colombia, los datos son muy preocupantes puesto que de los 45 694 investigadores con doctorados que se reconocen desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación tan solo el 1.5 % pertenece a una comunidad indígena y el 27 % son mujeres.

“Estas cifras nos hablan de grandes desafíos en materia de inclusión, en diseñar políticas y programas académicos que permitan la integración y la interlocución de los pueblos originarios y de las mujeres reconociéndolos como sujetos de conocimiento científico. Para reconocimiento tenemos que hablar abiertamente y debatimos las estructuras del racismo científico, la inclusión histórica de los saberes ancestrales y la negación a reconocer a los objetos culturales ancestrales étnicos por los sujetos constructores de conocimiento, además de las innovaciones tecnológicas que accionan cotidianamente para sobrevivir a las desigualdades sociales que los afectan en sus territorios. En Colombia, estamos transitando hacia un proceso tecnológico y científico de construcción de la paz total”, puntualizó.

De acuerdo con la vocera, la nación neogranadina trabaja para construir una ciencia para la paz que permita sanar los territorios de la violencia, pero que también permita reconocer en el lenguaje científico las estrategias de sobrevivencia e innovaciones comunitarias que accionan los pueblos afectados por la guerra.

“Una de los grandes desafíos que tenemos es liderar una misión de ciencias para la paz y la ciudadanía porque si no sanamos los dolores de la guerra no vamos a avanzar en el tema científico, no vamos a avanzar en esas metodologías que permitan no solamente abrirse a un diálogo, al conocimiento de saberes, sino que esos saberes tengan un impacto positivo para reconstruir. Estamos construyendo una nueva política de formación de alto nivel que tenga convocatorias específicas para la formación doctoral de jóvenes, mujeres, descendientes indígenas y de las poblaciones víctimas del conflicto armado. Estas son medidas de reparación o acciones afirmativas dirigidas a poblaciones específicas. Con esto buscamos que los prototipos científicos el desarrollo tecnológico y la transferencia de tecnología vaya acompañada de un componente de paz y que sean los sujetos quienes han vivido los horrores de la guerra y de las desigualdades raciales en el país quienes coloquen en las mesas del debate cuáles son las tecnologías pertinentes para que Colombia pueda transitar hacia una sociedad mucho más justa y equitativa”, resaltó.

Añadió Olaya Requene que el trabajo democratizar la ciencia les da a los pueblos de la región esperanzas de vivir, sobre todo a aquellos afectados por situaciones dolorosas como la guerra y los bloqueos.

“La educación es el camino para la constitución de la paz social y eso es ciencia abierta porque es un conocimiento que se construye en diálogo con las comunidades. En el marco del nuevo Gobierno en Colombia, para nosotros es una prioridad abrir el diálogo intercultural desde una perspectiva crítica porque el diálogo no es pacífico y con los grupos sociales y la humanidad se construye relación con conflictos y las epistemologías que circulan las universidades también obedecen a conflictos sociales y a conflictos de las narrativas que queremos posicionar en el saber científico de acuerdo al momento histórico en el que nos encontremos, pero también acorde a las jerarquías de dominación que se han instaurado en nuestros países. Por tanto, democratizar la ciencia es abrir la oportunidad de reconocer al otro en su potencial, de ser un sujeto de conocimiento”, aseveró Olaya Requene.

Prensa Mincyt/Karina Depablos.

“Ciencia abierta es una construcción colectiva para reivindicar la cosmovisión de los pueblos”

Este martes, la vicepresidenta sectorial de Ciencia, Tecnología, Educación y Salud, Gabriela Jiménez-Ramírez, dio la bienvenida a las autoridades de Ciencia y Tecnología de América Latina y el Caribe, y a los representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que llegaron al país, para el Lanzamiento de la Recomendación sobre Ciencia Abierta en la región.

Durante la apertura, realizada en la Casona Cultural Aquiles Nazoa de Caracas, Jiménez-Ramírez indicó que los países latinoamericanos y caribeños dan un gran paso para democratizar el conocimiento para el bien común al tomar un enfoque de ciencia que reconoce otros patrones de conocimiento distintos y que exhorta a debatir sobre el saber en función de la vida de los pueblos.

“En nombre del presidente Nicolás Maduro y en nombre de pueblo de Venezuela: ¡bienvenidos a la patria de Bolívar! Esta es una experiencia importante para nosotros; poder debatir y compartir la experiencia de ciencia abierta para Venezuela y para la región. Ciencia abierta es una oportunidad de reivindicar la cosmovisión, la estética, la herencia, la sonoridad y los saberes de nuestros pueblos. Este ejercicio es un acto de soberanía; es también un acto de reconocimiento al aporte de nuestra multiculturalidad. La invitación que nos brinda la Unesco de establecer un programa desde la región nos permite el encuentro de nuestros pueblos. Nos permite la mirada profunda de nuestras mujeres y la esperanza de nuestros niños y niñas. Es la región de América Latina y el Caribe manifestando esperanza, poesía y resistencia”, destacó.

En este sentido, Jiménez-Ramírez comentó que esta actividad fomenta la lucha por los derechos de los pueblos, por la construcción de experiencias colectivas que respondan a la racionalidad de la vida.

“A pesar de más de 900 medidas coercitivas unilaterales, Venezuela, como anfitrión, agradece esta oportunidad regional para la multidisciplinariedad, para el trabajo conjunto para garantizar la educación, la salud y el bienestar de nuestro pueblo. Ciencia abierta es una declaración de que el conocimiento está privatizado y secuestrado y que otros patrones de conocimiento pueden significar realmente un importante modo de vivir bien y de reconciliarnos con la vida”, manifestó.

Asimismo, aseveró que, en Venezuela, las comunidades y los movimientos sociales son actores del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología.

“Tenemos transferencias de laboratorios de biotecnología a campesinos que abastecen la producción de semilla de papa en el país. La Alianza Científico-Campesina es un ejercicio de ciencia abierta. En nuestro país se vive a diario un proceso de comunalización de la ciencia. Los campesinos y las campesinas hoy abastecen la producción de semilla de papa en Venezuela, sustituyendo importaciones por el orden de 400 millones de dólares. No solo manifiesta la capacidad de campesinos y campesinas de hacer tecnología sino de construir soberanía. En términos de economías regionales y rurales. La familia campesina es el epicentro de la producción, el conocimiento y el diálogo”, subrayó.

Por su parte, el representante de la Unesco para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela, Julio Carranza, explicó que el Lanzamiento Regional de Ciencia Abierta tiene como objetivo dar inicio a un movimiento para transformar la concepción de la ciencia.

“Se trata esencialmente de cómo poner a la ciencia en mejores condiciones para que esté al servicio de la humanidad. Con base en los principios de la no exclusión, no discriminación, el diálogo, la cooperación y, sobre todo, la paz y el bien común. También nos enfocamos en el reforzamiento del concepto de la ética de la ciencia. La ciencia no es la única actividad que genera conocimiento. El concepto de una ciencia abierta es una ciencia de diálogo, una ciencia de debate científico, una desmercantilización del producto científico. La pandemia de la COVID-19 ha puesto en evidencia los desequilibrios del mundo actual. La ciencia salió para hacer el aporte necesario; se crearon las vacunas, pero la distribución se acentuó en los países con determinadas condiciones económicas y quedaron una cantidad inmensa de países del mundo en un rezago en los procesos de vacunación”, acotó.

Carranza reiteró que el Lanzamiento Regional de Ciencia Abierta no solo establece principios y objetivos, sino que entrega caminos y métodos para alcanzar las metas de democratización del conocimiento, diversidad y bien común que requiere la región y todo el planeta.

Prensa Mincyt.

Unesco conoció proyectos que desarrolla Venezuela en materia científica

Representantes de la Unesco visitaron el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), como parte del programa que ejecuta el Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, denominado Ciencia Abierta, con el propósito de conocer los proyectos que desde el instituto se vienen realizando en materia de ciencia, tecnología e innovación.

La ocasión fue propicia para que visitaran el Centro de Medicina Regenerativa, donde conocieron de primera mano de los investigadores los protocolos que se desarrollan con células madre.

La comisión estuvo encabezada por el director del IVIC, Alberto Quintero, el subdirector David Coll; el director de la Unesco, representación para Venezuela, Colombia, Ecuador y Bolivia, Julio Carranza; la oficial nacional de Ciencias Unesco, Oficina de Quito y representación para Venezuela, Colombia, Ecuador y Bolivia, Verónica Minaya; y el especialista regional a cargo del Programa de Ciencia, Tecnología e Innovación para América Latina y el Caribe, Unesco Montevideo, Guillermo Anlló.

“Para nosotros es un honor tener en nuestro instituto a los directores generales de la Unesco que apoyan los proyectos de investigación, ciencia, cultura, innovación, de allí que queremos mostrar las capacidades que tiene el país y el IVIC en diferentes áreas, demostrando que nos crecemos en medio de las adversidades y que a pesar del bloqueo y medidas coercitivas seguimos adelante”, señaló Quintero.

En este encuentro se abordaron temas y líneas prioritarias de investigación relacionadas con nanotecnología, biotecnología y productos naturales.

Prensa Mincyt/IVIC/Edith García.

Venezuela y Honduras fortalecen cooperación estratégica en ciencia y tecnología

Este lunes, la vicepresidenta sectorial para Ciencia, Tecnología, Educación y Salud, Gabriela Jiménez-Ramírez, se reunió con el ministro de Ciencia y Tecnología de Honduras, Luther Castillo, para afianzar las relaciones de cooperación en materia científico-tecnológica.

La vicepresidenta Jiménez-Ramírez informó que se trataron temas estratégicos para comenzar a desarrollar programas y proyectos bilaterales con el fin de generar bienestar a los pueblos hermanos.

“Hoy nos reunimos con el compañero ministro de Ciencia y Tecnología de la hermana República de Honduras para conversar sobre programas de cooperación entre ambas naciones. ¡Diplomacia de pueblos!¡Diplomacia de paz! ¡Seguimos avanzando en la integración!”, declaró.

Por su parte, el ministro de Ciencia y Tecnología hondureño, Luther Castillo, expresó su satisfacción por el encuentro que sirvió para avanzar en las relaciones bilaterales.

Prensa Mincyt.